Archive for the ‘Flâneur’ Category

Yente – Prati y Miguel Angel Ríos en el MALBA – 2009 9 15

septiembre 15, 2009

Ayer fuimos con Rayén a ver la nueva exposición en el MALBA de Yente – Prati.
Lamentablemente no conseguí imágenes que dieran un acabado retrato de lo que es la muestra, pero la recomiendo mucho. Tiene formas abstractas y colores que tanto a Rayén como a mí nos atrajeron mucho; fue un viaje visual lindo y lleno de color.
Acá les dejo un link al “auspicio” en la página del MALBA: http://www.malba.org.ar/web/exposicion.php?id=96&subseccion=actuales

También vale muchísimo la pena ver unos cortos que también están proyectándose ahora en el museo, cortos de Miguel Ángel Ríos: http://www.malba.org.ar/web/exposicion.php?id=94&subseccion=actuales

Acá abajo me doy la libertad de ‘embeddear’ uno de los cortos expuestos, On the edge. Está ese y otros dos más, uno de fútbol (cuya idea me gustó pero el producto no me atrajo mucho) y otro de un tipo haciendo un baile con unas boleadoras muy particulares (que también me encantó).

Antes de ver el corto, vale aclarar que verlo acá por YouTube no tiene comparación alguna con verlo en el museo. Los cortos están expuestos en salas especialmente preparadas, con un sonido increíblemente bueno y pantallas considerablemente grandes. Con esto pretendo alentarlos a que vayan a ver la versión “en vivo y en directo”, que es notoriamente más satisfactoria y vívida que esta reproducción virtual.



Ojalá puedan darse una vuelta a la expo y a ver los cortos. La entrada a la parte de la exposición sale $15, pero nosotros, afortunados universitarios, pagamos $5 llevando la libreta que nos acredite como estudiantes. Para ver los cortos no hay que pagar un peso, así que si andan cerca y no tienen ganas de gastar plata, no hay excusa, jeje.

Ah, para dejárselos todavía más en bandeja… MALBA: Av. Figueroa Alcorta 3415

Anuncios

Las Sombras Duales – 2009 9 13

septiembre 13, 2009
Leandro González y Victoria Yani.
Parque de los Niños, Viernes 11 de Septiembre de 2009, 11:12hs.

Pocas personas conciben mi concepto de "esperar el colectivo" – 2009 9 5

septiembre 5, 2009

Ayer estuve aproximadamente una hora esperando al 140, sobre avenida Córdoba, pasando “el puente” (no sé cuál, es “el puente” que pasa uno cuando se toma el 140 que va por avenida Córdoba).

Hacía mucho que no tenía la experiencia de estar “estancado” en un espacio-tiempo de esa manera, a la manera que mi única opción posible, “dable” para “mí”, era esperar. O sea, podía haberme tomado otro colectivo (hacia destinos inciertamente conocidos), podría haberme tomado un taxi (pero si ayer a la noche no estuve dispuesto a pagar 40 pesos para entrar en un boliche, probablemente deducirán correctamente que tampoco estoy de acuerdo con tomar un taxi), etcéteras.

Hace un tiempo hablaba con Rayén acerca de la concepción (que al menos yo pude inteligir) que hace Heidegger acerca de la angustia.
Digamos, la pregunta inicial ante el fenómeno de la angustia, en relación al enfoque fenomenológico (que supone la intencionalidad, ante todo), es: Angustia… ¿ante qué?
La situación inicial, fenomenológicamente hablando, sería un escenario con estos parámetros: un Mundo, en el cual vivimos, y el cual vivenciamos a la manera de ser concientes en él a partir de lo sensible que nos provee el aparato conciencia-percepción indisolublemente ligado a la experiencia del cuerpo en lo Real.
Entonces, situación inicial planteada: somos en este Mundo, estamos acá, donde sea que el deíctico lleve en cada lector y lectora particular de esto que escribo. Yo estoy acá, vos estás ahí, allá, que es tu “acá”. Estás vivo, estás viva, leyendo esto.

Segunda cuestión, para introducir el fenómeno de la angustia. Dentro de mi ambivalencia afectiva hacia la obra de Lacan, hay una cuestión que utilizé de soporte en la charla con Rayén. Lacan habla de nuestro miedo a la vida, del miedo a estar vivos. Él sostiene que lo que nos apresa en la angustia es la indeterminación de la vida en tanto enigma, misterio intransitable y cuya solución única parece estar trazada en “lo imaginable” acerca de la muerte: la seguridad de morir.
Es decir, Lacan plantea que aquello que nos da soporte para soportar la angustiosa existencia de vivir, es paradójicamente la seguridad que provee el hecho de saber que algún día, toda nuestra vida física-existenciaria va a terminar… que nos vamos a morir.

A colación de esto, un corto videillo de Youtube en donde encontré a Lacan teorizando sobre lo antedicho.

Y ahora, siguiendo con Heidegger, se plantearía esta cuestión análoga al planteo de Lacan. Para Heidegger, el fundamento de la angustia, lo “ante qué” de la angustia, se encuentra en la “posibilidad de vivir”, en tanto responsabilidad por la propia vida.
Digamos, una forma de encarar filosóficamente el concepto de existencia, sería decir algo así como: Bueno, no entiendo la vida, no sé exactamente qué es, pero yo estoy vivo y soy totalmente responsable de este cuerpo constituyente y constituido en lo Real. En tanto tomo eso como supuesto básico para mi existencia, tengo que entender que siempre (bueno, no siempre, pero se entiende) tengo al alcance de mi existencia la libertad suficiente para elegir el decurso de mi vida.

Es un planteo muy cercano al fundamento existenciario de Sartre, que no recuerdo textualmente pero dice algo así como que somos totalmente responsables por nuestras vidas, que somos, los actores y las actrices, creadores y creadoras, de nuestras vidas.

Entonces, volviendo… la angustia, ¿ante qué? Ante la posibilidad indeterminada de vida, ante la responsabilidad de ser uno o una quien en mayor o menor medida puede definir los parámetros existenciarios del decurso de la propia existencia.

Recuerdo hace un tiempo salí a caminar “sin plan”, digamos, el plan era “caminar”; era Domingo a la tarde-noche, y la avenida Corrientes (a las alturas del centro) no estaba “suficientemente” iluminada. ¿Qué encontraba yo allí? Bueno, aparte de querer encontrar “Fenomenología de la percepción” de Merleau-Ponty (finalmente lo encontré otro día en Plaza Italia), estaba encontrando-me yo “allí”. Estaba yo allí, vivo, existiendo, viviendo esa tenue iluminación que fácilmente podía desgarrarme en angustia. Estaba transitando o coqueteando con la posibilidad de una angustia ante mi vida, ante lo indeterminado que resultaba a priori el hecho de salir a caminar por el solo hecho de caminar.

La diferencia con la situación de ayer, en donde yo me encontraba esperando, es que ahí no había demasiado movimiento corporal, más que golpes rítmicos (y obsesivos) con mis pies o mis manos. Primero me escapé de la situación calzándome los auriculares para escuchar a Steve Reich, y luego de alguna manera elegí sacármelos y empezar a observar de lleno el paisaje que integraba y que me estaba llenando en ese momento. Ahí de alguna manera abracé la sensación de “estar ahí”, de sentirme en el momento, de estar viviendo el momento. De estar sólo en una parada de colectivo, con muy pocas esperanzas de ser rescatado por el colectivo prontamente. Era estar ahí, esperando, escuchando, viendo la cantidad de colectivos-que-no-eran-el-140 que pasaban frente a mí. Viendo a algunas personas, del otro lado de avenida Córdoba, meando contra las paredes. Camuflándome a voluntad de una persona que dentro de la aventura prejuzgué como un posible ladrón. Existiendo ahí a la manera de “la espera”, del acontecimiento glorioso que suponía para mí ver un colectivo rojo acercarse, con la insignia en verde, “140”.

Creo que ahí también estaba apresándome la posible angustia. Digo, no me angustié, pero la angustia podía ser en cualquier momento, a la manera de “enojarme”, de “impacientarme”, de “irme”, de cualquier manera. Yo elegí vivir la espera, que el colectivo viniera a suplir mi necesidad. Engañosamente, diez minutos antes que llegase el colectivo, se sumaron a mi espera dos personas más. Pero más allá de contarles que probablemente el colectivo ya estaría por llegar dada mi sostenida espera de una hora (que supuestamente devendría en un entonces, ya tiene que venir algo egocéntrico), todavía tenía ese espacio de sentirme solo ahí, de vivir la espera en soledad de algo tan simple como un colectivo que en aproximadamente treinta minutos, me devolvió finalmente a mi casa.

_____

Acabo de titular el post; hay pocas personas en mi vida cotidiana que comprenden vivencialmente el concepto de “esperar el colectivo que me lleva a casa” a la manera de quizás tenga que esperar una hora.
En general mis amigos de Belgrano pueden tomarse cuatro o cinco bondis en cualquier lugar, que no tardan más de cinco minutos en llegar. Por tanto, apurarse, demorarse, perder uno, dos o tres no cambia radicalmente la situación.
En mi caso, soy de esas personas que cuando se disponen a retornar a su casa, caminan rápido hacia la parada, ya que “perder el bondi” implica, en los tiempos de tránsito de colectivos que me llevan a mi casa a la madrugada, mínimo una hora de espera hasta el próximo.
Por ello, realmente pocas personas (usualmente las que encuentro en la parada) conciben mi concepto de “esperar el colectivo”.

Mi cerebro (desde una Tomografía Axial Computarizada) – 2009 6 27

septiembre 3, 2009

Hace unos meses participé en un experimento de investigación en Neurociencias, experimento a cargo de Pablo Bartfeld, biólogo e investigador con el que participé en varios experimentos ya (como conejillo de indias, claro).

El experimentó consistió en realizarme un estudio de Tomografía Axial Computarizada, técnica de escaner rotativo por rayos X utilizada en procesos de diagnóstico médico.

Ayer me mandó las imágenes del estudio que me realizaron y me gustó la idea de compartir cómo es mi cerebro, visto por esta gigantesca máquina ruidosa e intransitable para claustrofóbicos.

¿Querés pagar para coger con una mujer?

agosto 4, 2009

!!! CHICAS HOT !!!
DEL OBELISCO
PLANTEL RENOVADO
PROMO $30-
4382-4553
4381-6540
Perón 1215 4° “A”
BUCAL SIN GLOBITO HASTA EL FINAL
LAURA
PRIVADO – DOMICILIO – 24 HS.
(…)

Deslumbrantes
Señoritas
$20 $30
Nuevo Plantel
PRIVADO-DOMICILIO
(…)

Abril 21 años
Masajista Erótica
+ Aparatos
Placer Total !!!
PROMO $50
4372-0979 – 24 hs
Montevideo 581
(…)

TALCAHUANO 308
1° PISO “C”
4373-2052
4372-0558
UNA COPA S/CARGO
24HS
BEBOTAS, RUBIAS, CASTAÑAS
(…)

Gatitas HOT!!
PROMO $20
24 HS
PLANTEL NUEVO
PRIVADO – DOMICILIO
4373-6202
(…)

Vero 21 años
y sus amigas
Foto real vení
y comprobalo!!!
PROMO $30
Montevideo 581 1° “H”
4374-2931
(…)

NANCY 22 AÑITOS
Y AMIGAS…
24 HS.
DESDE $30
PLANTEL TOTALMENTE RENOVADO
EN TALCAHUANO 259 3° “A”

Hace unos cuantos días andaba esperando a Fran en la puerta de Guerrín (la del centro); llegó, almorzamos y nos fuimos a flâneurear un rato por la ciudad. No encontramos mucho, pero justo a la salida de Guerrín había unos teléfonos públicos con lo que denominamos el típico aspecto de teléfono público porteño: lleno de volantes y papelitos ofreciendo sugerentes ofertas sexuales.
Yo, que nunca pagué y no planeo pagar para coger, y que desconozco totalmente la dinámica de las putas en la ciudad, me quedé observante ante la insistencia del factor “Plantel renovado”; como si se tratara de mujeres que llegado un punto, las fletan de la “organización” y buscan “carne joven nueva” para atraer a los consumidores. Si bien lo ilustro peyorativamente, no digo exactamente que me parezca mal, aun yo no compartiendo el gusto. Pero resultó interesante, acercarse y ver, observar, qué son esas palabras, qué indican, cómo activan la fantasía. No falta el indicador que me pareció más clásico refrente a la edad; “21 años”, como también “Y sus amigas”, que parecen estar embozando fantasías más típicas del supuesto hombre que imagino podría y gustaría pagar por cojer con una mujer (o dos, o más).
Hasta ahora nunca vi carteles ni volantes de transexuales. Pululan por los rubros de algunos Clasificados, pero se ve que todavía no está tan socialmente aceptado. Yo siempre imagino, trato de proyectarme en el tiempo, al momento en donde la homosexualidad sea algo totalmente aceptado y el transexualismo llegue al lugar donde la homosexualidad está hoy en día. Digo, yo no comparto el “gusto por”, pero en la medida que es un movimiento social, que implica diferentes preguntas y respuestas por lo que significa ser hombre y mujer, sentirse mujer en cuerpo más allá de haber nacido hombre (y hablo más curiosamente para el caso de los transexuales, más allá de los hombres homosexuales). Obvio que estudiando Psicología, sobretodo Psicoanálisis freudiano, tuve muchas respuestas a estas cuestiones pero son todas respuestas medianamente elaboradas y científicas. Nunca hablé, por ejemplo, con un transexual para preguntarle realmente cómo llegó a darse cuenta que era eso lo que quería. Digo, sin prejuicio y sin desprecio, preguntando cómo es que llegó a comprender que realmente le gustaba eso, cosas como transformar su cuerpo, que lo cojan hombres por el culo, cojerse hombres (y mujeres, por suerte también sé de esos casos). Obviamente, nunca llegué a hablar porque pienso prejuiciosamente que a un transexual probablemente no le interesaría hablar así sin más de ese tipo de cuestiones y probablemente le gustaría que le paguen, cosa que yo no haría.
Bueno, me fui con el tema del transexualismo.
Ahí tienen la foto… y los teléfonos, no sea cosa que alguno se ponga vergonzoso.

Enmanarbolado – 2008 7 14

julio 29, 2009

Estaba viendo fotos de cuando Mariano me invitó a su quinta, por la localidad de Del Viso, en provincia de Buenos Aires.
Recorriendo la quinta di con este árbol en donde pude figurar una imaginaria mano apoyada sobre la corteza.



Se podrá imaginar de distintas formas; yo en realidad imaginé dos manos posibles, pero esta me pareció la más coherente (la otra tenía la longitud de los dedos despareja).

Alimentando a las palomas, con Rayén, en Av. Las Heras y Av. Pueyrredón – 2009 7 21

julio 29, 2009

Dándole barritas de cereal a la palomas en la plaza de esa esquina, con Rayén. El sonido sale desfazado… pero bueno, las palomas están.

Advertencia: Las palomas NO realizaron mi encuesta. Hum.

Teo "bañándose" en mi cuarto – 2009 7 21

julio 29, 2009

Helo aquí, al felino bon-vivant, relamiéndose en la cama de mi cuarto.

Av. del Libertador y La Pampa – 2004 10 11

julio 18, 2009

Hoy, pensaba en esta nueva sección: Flâneur, término que fue compartido hace añares por Guido Gamba, quien en aquel entonces me contó algo sobre la obra de Charles Baudelaire. Flâneur busca retratar momentos, experiencias, imágenes, sensaciones urbanas; hoy recordé esta aventura que protagonizamos con Patra y Mariano hace unos cuantos años en la ciudad, con mi primera cámara digital. Para mí uno de los momentos más aventurosos fue recorrer el túnel de Av. del Librtador y La Pampa, túnel que luego sería presa de varios pasajes bicicleteros en salidas mías a los lagos de Palermo.


En ese momento Patra andaba con la cámara y sacó unas fotos que me gustaron mucho. La penúltima la usé un buen tiempo de “avatar” en el MSN, recibiendo elogios y otorgando los respectivos laureles y honores al creador.



Hoy, las comparto acá.
Una curiosidad de cuando compartía las fotos, fue observar, tanto en la penúltima como en la última, determinado espacio “alrededor mío” (soy el de sweater azul) de color blanco luminoso, que muchos visualizaron como “mi aura”. Yo pude verme así, y también encontré la explicación más “científica” por llamarla de alguna manera, que consistía en observar que en el lugar donde estaba parado había un juego de reflejos de luz en las paredes que marcaban un área más clara que todo el resto de la pared. Obviamente, ambas visualizaciones conviven en mí hasta el día de hoy.

Esto es una mesa – 2009 7 12

julio 17, 2009

Bueno, más precisamente: es un enfoque al tablero de vidrio de una mesa, foco captado a la altura del borde de la misma, a escasos centímetros de distancia (entre el borde y la cámara). Un flash visual muy peculiar, “asible” a la percepción en el departamento del viejo de Fran.

Y acá abajo, el video demostrativo, junto a la botella de licor cuya gráfica invita a desnucar a una mujer.