Salir a caminar – 2009 11 28

Creo que puedo pensarlo como un viaje en imaginación.

Digamos… uno sale, se va, excede los linderos de su casa. Uno se aleja de ella y ella queda allí, marcando la brújula mental. Entonces, se izan las velas; dos principales, también dos anclas que le sirven de frontera entre la tierra y las nubes. Camina levantándolas, procurando algún día lograr comprar un chocolate en un kiosko para aves. Sigue caminando.
Camina y tiene calor, mucho calor. Es más, el calor lo tiene a él. Es un asunto cotidiano dentro de su esfera psiquesomental, pero así también, admitámoslo, cierta propensión a prender el calefón.
Prender el calefón está hecho de lana y es blanco, con un cierre en el cuello. “Prender el calefón” habla con él; él le manifiesta su propensión y “Prender el calefón” concuerda: están compartiendo un mismo código. Deciden caminar juntos pero no tan juntos.
Él camina avistando en lo alto posible que es su alto, mientras “Prender el calefón” se ubica a su costado, algo pegado a la cintura, prendido de nudos a un morral.
El viaje es largo; ha sido largo. Pensé que había sido menos, ya que no me siento exhausto, pero no: fue mucho. Y fue muy placentero.
Personas, bares, música, alcohol, autos, motos, plazas, cigarrillos, colectivos, maquillaje, zapatos, taco, camisa, perfume, peinado, vestimenta, color, tela, sonrisas, lápiz labial, miradas, taxis, carteles, cosas.
Y allí arriba; las nubes, observando “ser-se” todo aquello y tanto más cuanto quiera reflejar cualquier otra superficie iluminable. A las nubes no les gusta la cumbia; el rock and roll, más o menos. Prefieren los discos de cantos de aves, si es que de discografía terrestre se trata. Me contaba una la otra vez que tiene una colección de discos de sonidos de Marte. Por razones obvias, no pude escucharlo pero de solo pensarlo, mis neuronas hacen sinapsis velozmente.
Muchas palabras, imágenes; hoy me acordaba de “Fenomenología de la Percepción”. Le estoy volviendo a hablar, pronto lo voy a invitar a salir un rato. Las cuestiones relativas a la temporalidad y la existencia me andan requiriendo cierto nivel de dedicación (que por más dedicada que sea, no puede evitar tener sabor a poco).
El celular está acá enfrente mío. ¡Claro! Me olvidaba: celulares.
Hace mucho que no caminaba 10km. Creo que estoy volviendo a salir con Lo Real.

Anuncios

Una respuesta to “Salir a caminar – 2009 11 28”

  1. tinavalenvalentina Says:

    clap clap clap!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: