Archive for 29 julio 2009

Enmanarbolado – 2008 7 14

julio 29, 2009

Estaba viendo fotos de cuando Mariano me invitó a su quinta, por la localidad de Del Viso, en provincia de Buenos Aires.
Recorriendo la quinta di con este árbol en donde pude figurar una imaginaria mano apoyada sobre la corteza.



Se podrá imaginar de distintas formas; yo en realidad imaginé dos manos posibles, pero esta me pareció la más coherente (la otra tenía la longitud de los dedos despareja).

Alimentando a las palomas, con Rayén, en Av. Las Heras y Av. Pueyrredón – 2009 7 21

julio 29, 2009

Dándole barritas de cereal a la palomas en la plaza de esa esquina, con Rayén. El sonido sale desfazado… pero bueno, las palomas están.

Advertencia: Las palomas NO realizaron mi encuesta. Hum.

Teo "bañándose" en mi cuarto – 2009 7 21

julio 29, 2009

Helo aquí, al felino bon-vivant, relamiéndose en la cama de mi cuarto.

Reserva La Payunia, Circuito Los Volcanes – Malargüe, Mendoza – 2009 2

julio 29, 2009

Decidí hacer algunos post con más fotos que saqué en esta reserva volcánica. Las fotos hablan por sí mismas…




"Pensar" como un posible "dirigir la voluntad hacia la inteligencia" – 2009 7 26

julio 26, 2009

Hoy, en el fin del almuerzo a horario estrambótico-dominguero con mi familia, a mi viejo le surgió una pregunta que me transmitió y generó un mini-debate: ¿Qué es el pensamiento?

A través de una serie de proposiciones que fuimos haciendo, preguntas ampliatorias, digamos, a través de toda la serie de encadenaciones de ideas que fuimos “diciendo” a través de las reflexiones, se fueron hilvanando determinadas ideas que pueden girar en torno a lo que entendemos por pensamiento.

Una de las ideas, gira en torno a pensar el pensamiento bajo lo que “hoy en día, en esta cultura, acá” representa socialmente ‘pensar’. Lo analogamos a un “pensar con palabras”, es decir, pensar con el lenguaje, utilizando el lenguaje como herramienta indispensable y “de base” para el pensar. Digamos, yo ahora, estoy haciendo algún tipo de reflexión escrita acerca de lo que pensamos acerca de pensar en ese momento, estoy volviendo a esa discusión: estoy volviendo con palabras, con la forma meticulosa y obsesiva que encuentro de desplegar en terminología relacional esos caminos de lenguaje que se construyeron a partir de la idea disparadora. Me estoy basando en el lenguaje, lo estoy utilizando para pensar. Socialmente hablando, diría entonces, se puede representar al lenguaje como vehículo de pensamiento, lo cual daría una idea particular acerca del pensar: pensar en ese sentido tendría por común de sí “hacer uso del lenguaje”.

Otra idea empezó a surgir con numerosos ejemplos que daba mi viejo acerca de un posible “pensar” de los “animales” (sin entrar en dicotomías persona / animal, sino tomando como eje de referencia cierta distancia de nuestros ancestros primates como para poder hacer una comparación hacia una “originaria” y mítica categoría “animal” desprovista de “cultura” o suficientemente improvista de “lenguaje”). En ese sentido, pensamos cómo sería un posible pensar de las plantas por ejemplo.
El ejemplo que daba mi viejo era: hay un bosque, donde crece una planta. La planta lleva en su “modo de ser”, genético, originario, innato, instintivo, crecer en una dirección que le provea la mayor cantidad de luz posible.
La propuesta de mi viejo giraba en torno a pensar las posibles “opciones” que posee esa planta que crece en el bosque, en torno a lo que sería la posibilidad de la planta de “‘pensar’ opciones”.
Pero salió también una crítica a esa posibilidad: la planta en sí, no porta en su “ser planta” algo que le permita hacer algún tipo de “elección” en torno a “aprovechar la luz del Sol”. El hecho que la planta “busque” la luz del Sol para nutrirse no significa una opción entre otras, sino que significa “Lo”. Es decir, no es siquiera una opción, porque en el código genético de la planta que la dispone a “ser” de determinada manera en relación al Sol, no hay posibilidad alguna de escapar de este único “lo” que hace una planta para vivir.
Así, empezamos a pensar el pensamiento como relacionado de alguna manera con la plausibilidad de figurar opciones, en principio. Esto llevaría a un ulterior “considerar la voluntad”, en torno a la plausibilidad de las distintas opciones. Es decir, “pensar opciones” implicaría la posibilidad de ejercer algún tipo de acción orientada hacia alguna de esas opciones. Con lo cual, comenzó a mentarse el “voluntad” en torno al pensamiento.

Pero a su vez, esta segunda idea estaba bastante relacionada con la primera. Es decir, pensar la voluntad en torno al pensamiento no deja de arrastrar determinada concepción socialmente aceptada acerca del pensar que implica una posibilidad de “hacer luz” en determinado tipo de conciencia acerca de “las opciones”, acerca de la posibilidad, por ende la plausibilidad.

En ese sentido, pensamos un “pensar” equívocamente ‘animal’ (en el sentido que lo único que nos separa de ‘lo animal’ es la cultura) desprovisto de una voluntad precisa.

El ejemplo que encontramos daba algún tipo confirmación a la vez que cuestionamiento sobre esto era…
Pensamos una situación en donde un animal herido, decir, una cebra, yace en una sabana africana a punto de ser devorada por un león. La cebra, hasta el último momento posible, va a intentar hacer algo por su vida, por más que objetivamente hablando su condición sea de muerte segura. La cebra en ningún momento podría figurarse un “dejarse morir” en el sentido de un suicidio; no se encuentra en su comportamiento.

No obstante, empezamos a pensar cómo sería pensar el tema de la voluntad en casos de animales que se registra cometieron actos de suicidio. Mi hermana traía ejemplos contados por el novio de una amiga suya que trabaja en el zoológico de la ciudad, de animales que se suicidaron (probablemente por estados depresivos y de embotamiento emocional tras la captividad).

Entonces, podría vislumbrarse algo diferente acerca de lo que sería pensar la posibilidad de pensar en tanto elegir y un posible dirigir la voluntad hacia determinada opción.
Pero fue curioso también que los animales, esos animales que llegan a estados en donde eligen suicidarse, mantienen cierto grado de parentesco “no demasiado distante” de nuestro eslabón como especie.
Es decir, los monos por ejemplo, que eran uno de los ejemplos de animales que se suicidan, están comparativamente muy cerca de nuestro eslabón humano, de los primeros “homos”. Digamos, ahí la diferenciación entre pensamiento metafóricamente “animal” y “humano” se desvanecería aún más.

Ahora, bajando de vuelta en el supuesto “árbol evolucionista de las especies”, las especies más lejanas a nosotros y por ende más fácilmente comparables… llegamos a la conclusión que si bien podríamos hablar de “pensamiento ‘animal'”, quizás sería esencialmente y biológicamente correcto hablar de “inteligencia”. Digamos, si un animal está a punto de ser atacado por otro animal que se presenta más fuerte y peligroso, este primer animal de alguna manera “intelige”, es decir, elige ‘en su cabeza’ (metafóricamente hablando) que la mejor opción es tratar de huir de ese animal más peligroso. Digamos, algo muy cercano a los mecanismos de supervivencia propuestos por la Biología del Comportamiento: la conducta de huida y la conducta de enfrentamiento. En tanto ese nivel de posibilidades de la acción, se hablaría de inteligencia en ese caso. Desimaginando o des-representando aquella ‘voluntad’ nítidamente humana en el pensamiento como tal, podría pensarse el pensamiento ahí también como “decisión de evaluar la acción más apropiada”. Está claro que quizás no sea una decisión puramente conciente o voluntaria, que puede estar predispuesta muy fuertemente a partir de los factores genéticos adquiridos (que nunca son absolutos y deterministas, igualmente). Pero ante eso, podría vislumbrarse un posible pensar en los animales ejemplificando con estas “decisiones de conducta” posibles en estos escenarios de peligro.

En definitiva, en torno al pensar más “humano”, quedó como fruto algo así como un pensar dirigiendo la voluntad, un reflectar opciones a partir del lenguaje. Como una inteligencia puesta al servicio por la voluntad y el lenguaje, culturalmente hablando.

Bueno… me cansé de flashear. Creo que algunas ideas quedaron plasmadas… jaja. El otro día hablaba con Fran acerca de qué significa para mí tener este blog. Mi respuesta, que es una entre otras, fue que estas cosas que escribo a veces simplemente las escribo para mí, para escribírmelas, como una forma de mantenerme en contacto “real” (más allá de puramente-mente) con mis ideas.

________

Luego de haber escrito esto, editando determinadas palabras en negrita, menté (menté en la mente) cierto aspecto del pensar que se me estaba camuflando mientras escribía. Me parece que estuvo siempre ahí en lo que escribí pero como me quedó tan claro, lo expongo y hago visible: pensar siempre es pensar algo, siempre es una actividad orientada, siempre actúa en relación a determinado “qué”, por más que sea un puramente pensar reflexivo sobre las ideas. Creo que se me camufló en el escrito porque me ensalzé demasiado en jugar a la dicotomía “animal / humano” y se me escapó el pensar desde una postura filosófica, en detrimento de un enfoque que tratase de ser biológicamente armónico con todas las especies.
Otra cosa que se me escapó pero yo tengo muy clara es que en nuestra Cultura pensamiento y lenguaje, si bien funcionalmente distintos, son también muy análogos. Quedó retratado en el principio del escrito en el sentido de “lenguaje para pensar”.
También, todas las dicotomías expuestas son puramente ficticias, este “jugar” que menciono se trata de hacer una abstracción impura y solo dando ciertas reglas de juego para reflexionar que de otro modo harían la cuestión absurdamente compleja. Digamos, uno va haciendo cortes metodológicos en cómo se va a acercar a determinada pregunta. Yo respondo jugando de cierta manera a pensar “los animales” distintos de “las personas”; podría no haberlo hecho así y tampoco habría salido algo demasiado distinto necesariamente. Pero salió así, supongo que de eso se trata ponerme a hacer una reflexión “como venga”.

Av. del Libertador y La Pampa – 2004 10 11

julio 18, 2009

Hoy, pensaba en esta nueva sección: Flâneur, término que fue compartido hace añares por Guido Gamba, quien en aquel entonces me contó algo sobre la obra de Charles Baudelaire. Flâneur busca retratar momentos, experiencias, imágenes, sensaciones urbanas; hoy recordé esta aventura que protagonizamos con Patra y Mariano hace unos cuantos años en la ciudad, con mi primera cámara digital. Para mí uno de los momentos más aventurosos fue recorrer el túnel de Av. del Librtador y La Pampa, túnel que luego sería presa de varios pasajes bicicleteros en salidas mías a los lagos de Palermo.


En ese momento Patra andaba con la cámara y sacó unas fotos que me gustaron mucho. La penúltima la usé un buen tiempo de “avatar” en el MSN, recibiendo elogios y otorgando los respectivos laureles y honores al creador.



Hoy, las comparto acá.
Una curiosidad de cuando compartía las fotos, fue observar, tanto en la penúltima como en la última, determinado espacio “alrededor mío” (soy el de sweater azul) de color blanco luminoso, que muchos visualizaron como “mi aura”. Yo pude verme así, y también encontré la explicación más “científica” por llamarla de alguna manera, que consistía en observar que en el lugar donde estaba parado había un juego de reflejos de luz en las paredes que marcaban un área más clara que todo el resto de la pared. Obviamente, ambas visualizaciones conviven en mí hasta el día de hoy.

Esto es una mesa – 2009 7 12

julio 17, 2009

Bueno, más precisamente: es un enfoque al tablero de vidrio de una mesa, foco captado a la altura del borde de la misma, a escasos centímetros de distancia (entre el borde y la cámara). Un flash visual muy peculiar, “asible” a la percepción en el departamento del viejo de Fran.

Y acá abajo, el video demostrativo, junto a la botella de licor cuya gráfica invita a desnucar a una mujer.


"Es como patearle el castillo de arena al compañero de carpa", por Rayén Aimé Gabucci – 2009 7 13

julio 14, 2009

Es como patearle el castillo de arena al compañero de carpa. Pero cuando uno escucha esto, se pregunta por qué lo patearía… con qué fin. Por estar de malhumor, o por una pequeña discusión el día anterior, o porque comparte el departamento y sólo se rasca y nunca quiere preparar las tostadas, y si las hace, nos pone más manteca que azúcar, o dulce de leche mezclado con Casancrem (y eso no queda rico). O porque tenemos envidia porque su castillo es más lindo que el nuestro, es más “arenoso”, más macizo, ahí viven más personas que en el nuestro. O porque el flaco lo construyó justo a la salida de la carpa, y cuando nos levantamos a las 10 de la mañana, fue lo primero que pisamos.
Rebobinemos: ¿por qué puse departamento? ¿No era que estaban en una carpa? Si vas en carpa, es porque no estás ni en ninguna casa, ni en ningún departamento, ni nada. O capaz están en un departamento pero a la playa se llevan la carpa, porque no quieren que por el viento, se les pegue la arena en la pantalla solar, porque son muy finos y se cuidan. Pero son como 4 flacos, no sé si entran en esa carpa, porque me la imagino chiquita, con colores tipo rojo, amarillo, verde/azul… Pero eso no es una carpa, ¡parece un circo! ¡O Navidad! Suena más a carpa para niños. ¿Y qué hacen 4 chabones “grandes” en una carpa así, construyendo castillos?
¿Y quién dijo que los castillos eran sólo para niños? Quizás, el que hizo el castillo no quiere abandonar su costumbre desde niño (hacer castillos en la playa), pero yo sólo vi a adultos haciendo castillos cuando están con sus hijos, nunca vi a jóvenes haciéndolos. Y sería raro verlo, pero también interesante.
En fin: sin carpa, no hay castillo, así que necesariamente tiene que haber una carpa, así que dejémoslo en que están en un departamento (porque así me lo imagino), y se llevan la carpa a la playa. Algo así como los caracoles, aunque ellos no tienen 2 casas/hogares, tienen sólo uno/a.
Y como fuiste vos el que dijo la frase, cuando imagino los 4 flacos, uno sos vos, y los otros 3 son amigos tuyos. Y supongamos que te fuiste de vacaciones con 3 amigos, aunque no tenés cara de que te guste la playa, más bien la montaña, sos más “montañero”. Así que la playa también tiene montañas.
Y de repente uno te dice algo que no te cae bien, entonces lo mirás un segundo con esa mirada como de enojado, como lanzando rayos, como si sonara un “CHAN” de fondo, y el que la ve, piensa: “Uh, mejor me callo un rato”. Son esas miradas que te dicen que estás en peligro.
Entonces, sácate! Leandro le patea el castillo. Y patear un castillo de arena es algo que uno hace en un segundo, es un acto corto y seco, no es una muerte lenta, sino que ocurre en un segundo de ira. Y ahí aparece justo el corte, como cuando ves una serie y van a propaganda justo en la mejor parte, o termina el capítulo y te dejan con la espina.
La ira del que fue “pateado”, dependerá de cuánto tiempo le haya tomado hacer el castillo. Porque se lo pateó enfrente de sus ojos, después de tanto sacrificio, después de tantas idas y venidas, yendo desde la arena a la orilla del mar, a humedecer un poco el baldecito con arena, buscando conchas (marinas) y pequeños arbustitos para la decoración. Ahora todo el trabajo fue pateado, y se viene la pelea. Estaría bueno que se agarren en la arena, pero no sé bien como imaginármelo.
Estoy a favor de que gente conocida patee los castillos cuando tienen motivos, pero estoy en contra de aquellos extraños que pasan corriendo por al lado de uno cuando uno está en la playa y uno está haciendo el castillo y uno es pequeño, y al pasar corriendo a uno le vuela arena que entra en los ojos y el castillo se desarma, o te lo tiran… ¿No me digas que nunca te pasó?
Pero no me sigue cerrando la idea de verlos a los 4, o al menos al que hizo el castillo, entrar a la playa con su valijita de playa llena de moldecitos y baldes y palitas. Mmmm. No es coherente.
Además, que sea compañero de carpa, ¿quiere decir que es nuestro amigo? Quizás no… Porque al final no se dilucidó bien cuál fue el motivo del atentado. Porque patear un castillo suena a algo medio violento, porque implica un movimiento y un motivo. ¿O será que no tenía motivo? ¿Y sólo quiso? Aunque ahí también hay motivo, el motivo es que sólo se le cantó.
Y después de pateárselo, ¿qué? ¿Le pedimos disculpas? ¿Salimos corriendo? ¿Nos agarramos a palos en la arena? ¿Lo reconstruimos? ¿O nos vamos muy campantes a la orilla del mar? Si la arena estaba bien dura y fijada, quizás el castillo se la bancaba. Pero la arena se nos escurre entre los dedos, y podemos alegar que quizás, de todas maneras, el castillo se iba a romper en algún momento. Esa no es ninguna justificación. Porque la arena se vuela, y los castillos de arena no son eternos, y tal vez hubiese sobrevivido pocas noches en la playa. Pero el viento no es el que tiene la culpa, sino el pie que pateó el castillo. ¿O es que no hay culpa? ¿Siempre buscamos alguien a quien echarle la culpa? El castillo de arena no es eterno, sin embargo, puede ser que nunca sople el viento y el castillo se conserve, pero creo que nada es blanco o negro, hay grises; en este caso, hay brisas y leves vientitos. Entonces podemos conservar nuestro castillo protegiéndolo de malvados compañeros de carpa (pero yo no puedo decir que sean malvados), o podríamos dejar de decir cosas que los molesten. Todo sea por el castillo, alabado sea el castillo (¿eh?). Pero los castillos son hermosos aunque sean débiles, acá no se está midiendo cada granito de arena y calculando su dureza y duración futura, acá importa el todo que formaron todos esos millones de granitos, o sea, esa construcción medieval asociada a reyes y princesas y dragones (sonamos! si había gente viviendo en el castillo, se quedaron sin casa).
¿Y qué pito toca el destino acá? (el del bañero de la playa jejeje [creo que no existe la palabra “bañero”, pero se entiende ¿no?]) Tal vez era el destino del castillo, o de Leo, que ocurriera en esa playa, esa mañana, al lado de esa carpa, y que se juntaran los 4. Si iban menos, quizás no ocurría. Pero esto en el caso de que uno culpe al destino (otra vez el tema de la culpa), en caso de que uno crea en el destino. Pero yo creo que hay de las dos cosas, destino y no-destino.
Se me vuelve a aparecer esa imagen que imaginé: 4 amigos alrededor de una mesita de vidrio, en un cuarto, sentados en dos sillones, enfrentados, viendo a ver quién se digna a levantarse y lavar las tazas que usaron para tomar el café luego de cenar. Hay tensión, porque el que se niegue, sufrirá las consecuencias a la mañana siguiente. Y si todos se niegan, entonces se genera la guerra de todos contra todos de la que hablaba Hobbes (¿what?).
Entonces, el castillo empezó a tener protagonismo en todo esto, y creo que se dejó un poco de lado todo lo demás… o no. Y quizás sea el castillo el que había decidido morir, o el que se termine yendo a la mierda antes de que uno lo patee (digamos que sería un castillo con patitas).

Rayén Aimé Gabucci
http://laverdadhaceruido.blogspot.com/

"Lanzarote" – disco de Brian Eno y J. Peter Schwalm

julio 11, 2009

Nota (2009 8 20): tras un pedido, volví a subir el disco: http://rapidshare.com/files/269671962/brian_eno_-_lanzarote.zip

Hace muchos años hice una exploración inmensa de música ambiental, que fui guardando en mi computadora. Uno de los íconos y de los que más obras tengo, es Brian Eno, que también puede ser considerado el precursor y primer artista que empezó a experimentar oficialmente con el género.

Hace unos días le llegó el turno de ser escuchada a este disco, Lanzarote, y realmente… fue un viaje muy muy muy nuevo.
Generalmente la música ambiental puede ser escuchada “de fondo” y contribuye a crear algún tipo de clima, estado emocional en el oyente. Por el hecho de ser música “sutil”, que no precisa una atención enfocada y constante, inmiscuye su melodía mucho más generosamente.

Este disco fue una experiencia meditativa en todos sus sentidos… tiene determinados aspectos que me hacen pensar en una meditación regresiva, otros que me hacen sentir en un aire viscoso y eléctrico (el 2do tema)… y demases estados y sensaciones muy raras, muy nuevas. Nunca había sentido algo así con una obra de “ambient”. Es realmente un ambient para tener una meditación nueva, celeste, con mucha reconducción al pasado y con mucha eyección hacia el Cielo.

Subí el disco a Rapidshare, para recomendarlo. Acá dejo el link: http://rapidshare.com/files/254374450/brian_eno_-_lanzarote.rar

Si no lo pueden bajar ahí (está subido por una semana, después se borra solo) pídanme que lo suba de vuelta… si les interesa la música ambiental, o les gusta meditar, o quieren escuchar algo muy profundo y pristino, se los recomiendo.

Maha Vishudda chakra – 2009 7 9

julio 9, 2009
aMok