Crónica de un técnica telefónico desaparecido (de Agharta) – 2006 3 31

Hoy presentamos: “Crónica de un técnico telefónico desaparecido”.

(Auspician este cuento: Qiqun Pan y “la pintura de los firuletes rojo, azul y amarillo”.)

Érase una vez un Leandro que vivía con su familia en su mansión (en la misma habitaba un imponente gato, pero esa es una historia ya publicada). Como típica familia de clase media, la familia de Leandro (Leandro incluido) tenía una línea telefónica, que usaban como cualquier familia normal con intenciones de comunicarse.

Un día Leandro quizo una bicicleta.
Otro día… la línea telefónica dejó de funcionar.

Entonces, Leandro se comprometió a recibir al técnico de la compañía telefónica (Teleco_ , reservamos la última letra para no develar la identidad de la misma). Y todos se regocijaron.

Ese día fue precisamente este día! (lo cual hace de esto un cuento sumamente interesante… un real-time story!).

Sucedió que Leandro se levantó hoy, decidido a invertir su tiempo en esperar a dicho técnico.
Todos sabemos cómo funcionan los horarios de los técnicos. De cualquier tipo de técnico!

“Un móvil técnico pasará por su casa entre las 16 y las 17hs”… y uno lo espera para eso de las 22, 23, tranqui…

Pero gran sorpresa se llevó Leandro!
Pues llegaba de una tienda de bicicletas (próximamente tendrá una), eran las 15.20, y a escasos metros de su casa divisó un misterioso camioncito de Teleco_, y un simpático señor tocando timbre en su casa.

Corrió Leandro a recibirlo, sacudido por esa anti-puntualidad temprana. Esta era una situación sospechosa… un técnico que llega antes de hora? …

Y para más… palabras del técnico llegaron a los oídos de nuestro personaje: “Sí no, llegué temprano porque andaba por la zona. Pasé al mediodía también porque a lo mejor había alguien, pero bueno, acá estamos.”

… a todo esto, quién no puede ser presa de una ola de intriga? Pero Leandro decidió aceptar las circunstancias dadas y entregarse a dicho momento.

Entonces el técnico entró a la mansión. Y todos se regocijaron.

Pasó que el técnico comenzó a chequear los cables de la línea en la terraza de la casa, y para su sorpresa, no encontraba un problema.

Así que… decidió que lo mejor era chequear la caja telefónica en las obras en construcción vecinas!
Entonces… Leandro le abrió al técnico para que vaya a completar su labor. El técnico se despidió al ritmo de “Ya vuelvo”… y Leandro se sentó a esperar.

Pasó media hora… una hora… hora y media. Leandro se entretenía haciendo crucigramas, molestando a su gato, y el tiempo pasaba… … hasta que se le ocurrió ir a chequear por la ventana, a ver si el camioncito de Teleco_ seguía ahí.

Claro… ya imaginan el resultado de dicha situación.

___

Qué onda!? Viene un técnico de Telecom a mi casa a reparar el teléfono y desaparece!?

Claro que fui a llamar al 114 para que alegremente me entretenga una canción de rumba/salsa/merengue por 5 minutos mientras esperaba que me atienda Don Nadie!

Pero posta que no entiendo.

O sea… se fue! Pero por qué? Los dejo con una votación (y con el cuadro del firulete rojo, azul y amarillo):

A) El técnico nunca existió. Todo fue producto de mi imaginación luego de haberme fumado una bicicleta.
B) El técnico todavía está en la zona… merodeando, esperando que yo atienda el teléfono para acechar como una bestia salvaje!
C) La esposa del técnico estaba embarazada y no se le ocurrió mejor momento para dar parto que cuando su marido estaba en mi casa, arreglando el teléfono.
D) El técnico no era técnico y yo no soy Leandro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: