Interludio – 2009 2 8

Tengo la cabeza un poco abombada de ideas.

Hoy intenté dos veces publicar algo que había reflexionado en la ducha.
Era una reflexión que giraba en torno a esta pregunta: ¿Por qué nos enojamos con las personas?
La primera vez que redacté estaba bastante conforme con lo que había escrito.
Lamentablemente, no sé qué toqué del Blogspot; no hubo vuelta atrás, no había ningún Ctrl+Z para salvarme. ¡¡¡Los Ctrl+Z no funcionan dentro de cuadros de texto de páginas web!!!

Así que me puse a escribirlo por segunda vez, sin ningún tipo de intención de reproducirlo ni imitarlo ni nada. Era volver sobre las ideas que habían danzado en mi cabeza en ese momento, de alguna manera que esas ideas encontraran palabras y formas nuevas de redactarse, sin ser totalmente disgregadas del “plan” anterior. Iba todo bien… hasta que nuevamente, no sé bien qué apreté (pero esta vez lo hice para ver si había sido eso, eso que no sabía) y se borró todo de nuevo. Sí, como quize reproducir el experimento en sus más fidedignas condiciones, perdí todo de vuelta. Digo, no hubiese sido realmente fiel a la ciencia tener guardada una copia del segundo intento, no. Tenía que perderlo de vuelta.

Bueno, lo perdí por segunda vez. Obviamente, entendí que había sido suficiente por el día de la fecha.

Me dispersé totalmente del Blog y esa idea luego, ya que las andanzas me llevaron hacia otro lugar.

Ahora volví, son masomenos las dos de la mañana y estoy acá recordando que perdí aquello que quería publicar, que era la respuesta a esa pregunta: ¿Por qué nos enojamos con las personas?
Pero no importa, borrar no es olvidar. Yo lo tengo acá, y en el transcurso que fue de resignarme por segunda vez a volver acá me daba cuenta de que no importa realmente: yo tengo las ideas en la cabeza, y aparte las vivo, que es lo más esencial.

Volver a escribir lo que quería publicar hoy va a ser rememorar nuevamente el cúmulo de mis experiencias, con una pizca de chamanismo tolteca y la noción de Mundo de “Cuerpo y mundo”.
Ahora se apodera de mí el sueño; esto quizás sea un interludio; cerrar los párpardos aproximadamente la mitad, cuestión que se puedan divisar medianamente los colores predominantes del span visual que se percibiría con los ojos bien abiertos, sin divisar el contenido específico de dicho span.

Hace unos días vengo escribiendo cosas y guardándolas como borrador. Quizás debería guardar esto como borrador, pero ¡no! Esto no es una flexión demente, ni es una mujer girando en el sentido de las agujas del reloj, ni es un despertar semi-ajeno de la percepción y la conciencia, ni es una flexión en el sentido de los despertares.

Esto es un impás. Sí, es un interludio. Según Wikipedia: Un interludio es una pieza o pasaje musical que se interpreta entre dos partes o secciones de una misma obra.

Yo estoy conforme con esa definición. Puedo verme ahí. Hoy hablábamos en el almuerzo de cómo Wikipedia generalmente no duda en remontarnos a los orígenes, a las cunas de la civilización: preponderantemente Grecia, obviamente. Digamos, de cómo mantiene el carácter histórico de lo que es la cultura, la tradición, el conocimiento, los valores.

Creo que voy a soñar con ovejas balando con canciones de carnaval.

Rey Momo.
El rey de los cardos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: