Paradigma mental – 2008 12 25

Paradigma mental


Usualmente nos guíamos por nuestra vida cotidiana con un “paradigma mental” predominante en base a las vivencias, experiencias y conocimientos que tenemos acerca del mundo basados en nuestra historia personal.

Un paradigma mental puede entenderse como aquellos círculos, nodos, entrelazamientos de sensaciones, experiencias previas y conocimientos que se ponen en actividad a la hora de involucrarse en el mundo de una situación. Con “el mundo de una situación” me refiero al entendimiento de los escenarios que la realidad cotidiana nos brinda día a día. Las personas, lo material, lo simbólico, la trascendencia. Involucrarse está referido particularmente al poder activo del paradigma mental. “Activo” entendido a nivel de la acción, de aquello que hacemos con nuestro cuerpo para producir algún cambio en “lo real”. Lo real: cualquier cosa, pero esencialmente una situación de la vida donde nos sentimos involucrados en materia de cuerpo. Cabe aclarar que entiendo por “cuerpo” TODO esto que somos. Cuerpo es mente es alma es conciencia es espíritu es conducta es comportamiento es inconciente, es TODO. Esta asunción a priori tiene que ver, dentro de mi paradigma particular, con el sentido de circunscribirnos a la realidad “cotidiana” del día a día. Y creo, siento, pienso, vivo que el cuerpo en lo cotidiano, en lo real, se vuelca infinitamente. Con esto no me estoy desentendiendo de la posibilidad del cuerpo de accionar en dimensiones o realidades alternativas. Creo fehacientemente que así sucede. Lo que quiero salvaguardar ante todo y para no crear una visión pobretonamente “práctica” del asunto, es que rescato de ese aspecto expansivo e infinito lo que atañe a nuestro cuerpo en el mundo.

Entonces, recapitulando: nos sumergimos en lo real, siendo parte de lo real. SOMOS lo real, la neurosis y otras difamaciones del sentido de la vida nos instan a pensar (y tienen razón, solo que no tenemos por qué vernos viciados por ello) que hay una separación entre aquello que ocurre en lo que entendemos como nuestras mentes-cuerpos (falsa disociación de “la persona”, digo yo) y eso que sentimos que “pasa ahí, en la realidad”. Yo tomo como punto de partida que no hay algo que sea necesariamente distinto de lo que somos nosotros viviendo la realidad en la manera que tenemos de vivirla. Cuando alguien reflexiona existencialmente, está cobrando la capacidad de admitir que hubo algo ahí, en su historia, que fue la decisión (aún sin que la persona lo sepa) de vivir la realidad de tal, cual o tales o cuales maneras. Que hay algo que no nace esencialmente del cuerpo ni tampoco del mundo sino del entrelazamiento entre ambos, y esto sería en primer término el concepto de paradigma mental. Porque hay una realidad también, y es que todo lo que ocurre en nuestro cuerpo tiene algún tipo de inscripción mental. Ya sea en la memoria figurativa (imágenes, recuerdos), en el mapa neuronal (pensamientos acerca de la realidad), etc.. No podemos escapar al hecho de desear procesar simbólicamente todo cuanto nos acontece. De tratar de darle sentido, en tanto que darle sentido se entiende como darle forma. Es que es así lisa y llanamente… o sino, ¿por qué habría de estar escribiendo esto? Está claro que precisamos de alguna manera el sentido de expresión, de figuración de lo real en algo más, algo que escapa a lo real a la vez que representándolo de una manera incompleta pero aceptable y singular. La manera más común, claro, es el lenguaje. Aquello que nos permite expresar en términos comunalmente convenidos “eso que vivimos”, esa parte de lo real que evidenciamos en nuestras vidas. El lenguaje en ese sentido sería el motor del paradigma mental, pero ¡ojo! No el lenguaje entendido simplemente como “la lengua, el habla”. No solo las palabras. El lenguaje entendido como entramado de significaciones. Y esto abarca no solo palabras, también imágenes (ya que son significaciones de lo real ellas también), también emociones y sentimientos (son las formas elementales de vivir lo real acunado en un paradigma mental). ¡Ah! Claro, es que tampoco deberíamos confundir “mental” como “racional” o “cognitivo”. Todo lo contrario, la mente en el sentido que trato de esbozar está captando absolutamente TODO. Ahora me viene a la cabeza uno de los principios del Hermetismo, según “El Kybalión”: que El universo es mental. Esto no puede ser ni mucho más ni mucho menos atinado que lo que es. Nosotros de alguna manera tenemos la particularidad de vivir lo mental medianamente limitados a nuestro cuerpo. Pero también podemos salirnos de lo mental “en nosotros” y explorar la realidad intersubjetiva, global, cósmica, etc. En definitiva, no importa tanto a lo que ahora expongo, pero vale tenerlo en mente –qué redundancia, “tener la mente en mente”.

Entonces tenemos: paradigma mental, decisiones, cuerpo, la mente que registra todo. Y la acción, que tampoco tiene que entenderse simplemente con el movimiento del cuerpo en lo real, ya que eso es solo un tipo de acción, acción corporal. La acción entendida como cualquier intento por parte de la persona para movilizar algo de lo real. Ahora me acuerdo del libro de Austin “Cómo hacer cosas con palabras”. Es un claro ejemplo del poder de justamente, lo que decía que es nuestra forma preferida de “figurar lo real”: la capacidad del lenguaje de contener y desplegar acciones sobre cualquier situación.

El paradigma mental es un escenario interno que nos permite superponer nuestro cuerpo en lo real y vivirlo de una manera incompleta pero sincera, errática pero segura, paradójica pero cierta. Es una forma de entendernos en el mundo que vivimos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: